viernes, 3 de abril de 2015

Si yo fuera un león

   Este libro no es un cuento, es un libro-juego porque está ideado para que los más pequeños jueguen con él realizando los sonidos de los distintos animales que aparecen.
  El propio libro viene ya preparado para que los niños introduzcan la cabeza por el agujero que queda en el centro del mismo y pongan cara a: un perro, oveja, león, elefante... Así, hasta llegar a ser de nuevo un niño en la última página.
   Cuando está abierto quedan a ambos lados dos asas, con lo cual pueden cogerlo con mucha facilidad y cuando se cierra parece un maletín, así que es fácil de transportar.
   Mi hijo realizaba algunas onomatopeyas de animales cuando compré este libro, pero a raíz de tenerlo evolucionó mucho más. Estimular el lenguaje con onomatopeyas es muy bueno, sobre todo para los más perezosos a la hora de hablar, de forma lúdica realizan sonidos que después les benefician en su lenguaje posterior.
Autora: Isabel Pin, editorial: Lóguez
Yo a mi hijo se lo compré mucho antes de los dos años, a partir del año y medio vale perfectamente.



Con este libro se lo pasan genial, la verdad es que os lo recomiendo muchísimo. La cara de mi hijo dentro de este libro no tiene precio.

Las risas están aseguradas

1 comentario: